Autor - Entrevistador - Conferenciante

Nuestro papel en el Cosmos

Nassim Haramein, en Nuevos paradigmas

Más que del vacío, hablo de la estructura del vacío. No concibo el vacío como un continuo indiferenciado, sino como algo que aparece estructurado. Es como que está formado por innumerables puntos, y cada punto interpreta la información de un modo diferente. Cada punto lo remite todo a su propio centro; está viendo el universo desde una perspectiva muy diferente de aquella desde la que lo está viendo cualquier otro punto. [N. H. levanta un vaso] En la escala humana, tú eres un punto y yo soy otro punto. Si tú ves este vaso desde tu perspectiva y yo desde la mía, ambos estamos de acuerdo en que es un vaso, porque el vacío nos conecta (y esto nos da una realidad consensuada), pero ello no quita que lo estamos viendo desde perspectivas diferentes, de modo que tú recibes un conjunto de informaciones distintas de las que me llegan a mí.

Todos los diferentes conjuntos de información puestos juntos dan lugar a la siguiente pregunta, al momento siguiente de aprendizaje. De modo que tiene lugar un aprendizaje continuo, que nunca se detiene. Nunca hay un momento en que todo es conocido, porque cada cosa está aprendiendo una lección distinta y está ofreciendo interpretaciones distintas. Interpretando tú la información de un modo y yo de otro, enriquecemos el universo, el vacío. El vacío deviene más informado, y puesto que estamos conectados por el vacío nos enriquecemos mutuamente.

Dentro de ti está el infinito. Esto no es algo metafórico, sino una realidad física. Y si eres infinito acaso tienes también un potencial infinito. ¿Puedes experimentar el espacio que eres? En nuestro vacío, en nuestra calma, conectamos con el origen de todo. Cuando estamos en paz nos hallamos en el centro mismo de la existencia.

Detengámonos cada día entre diez y quince minutos y lleguemos a nuestro centro. Ahí reside todo nuestro poder y nuestro potencial. Cada uno de nosotros somos el centro del universo, porque cada punto lo es. Cuando meditamos integramos el universo del que somos el centro. Ahora bien: ¡debemos recordar que los demás también son el centro del universo!

Extraído de: Francesc Prims. Nuevos paradigmas (Ed. Sirio). Entrevista a Nassim Haramein.© Francesc Prims Terradas y Editorial Sirio.

1 comentario
  1. Jorge dice

    Es muy importante tener esa conexión con nosotros mismos, espero que pronto todos seamos conscientes de lo infinito que somos. Fantástico artículo!! Gracias!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.