Autor - Entrevistador - Conferenciante

5 ejercicios para incrementar la vitalidad de los ojos

Kazuhiro Nakagawa, traducido por Francesc Prims

Es una buena idea que ejercites tu poder de ver durante todo el día, todos los días, desde el momento en que te despiertas en la cama hasta el momento en que te acuestas por la noche. Para empezar, estarás mejorando tu vitalidad y calidad de vida en general; esta ejercitación diaria puede ayudarte a liberarte de las dolencias y malestares provocados por los trastornos oculares.

 

1. Ejercicio de cerrar los ojos con fuerza

¿Te cuesta abrir los ojos justo después de despertarte? Mientras aún estás en la cama, cierra los ojos con fuerza tres veces. La última vez, aprieta mucho los párpados. Repite esto unas cinco veces. Tus párpados ya no se pegarán y tus ojos se sentirán renovados.

2. Ejercicio para los ojos mientras te cepillas los dientes

Mientras te cepillas los dientes, mueve los ojos en el sentido en que se mueva el cepillo. Por ejemplo, cuando te estés cepillando los dientes de la parte superior derecha, lleva la mirada a la parte superior derecha de tu campo de visión. Mover los ojos arriba y abajo, y a derecha e izquierda, es una gran manera de calentar el poder de ver y empezar el día.

3. Ejercita los ojos mientras te desplazas

Mientras vas al trabajo, pongamos en tren, mira por la ventana y, sin mover la cara, deja que tu mirada siga el paisaje que pasa. Trata de leer las vallas publicitarias que aparecen a lo largo de las vías del tren, o las chimeneas visibles en la distancia. Al ejercitar tanto la visión de lejos como la de cerca, estarás relajando los músculos focales de los ojos.

4. Ejercicio de cerrar y abrir los ojos

Este ejercicio constituye una muy buena manera de masajear los ojos, sobre todo antes de usar el PC. Cierra los ojos con fuerza y ábrelos enseguida, una y otra vez. Esto te ayudará a aliviar la tensión de los músculos de alrededor de los ojos.

5. Ejercicio de parpadear haciendo círculos

Si estás mirando una pantalla de PC todo el día, desde la mañana hasta la noche, tus ojos acabarán por parpadear menos, lo que hará que corras más el riesgo de padecer sequedad ocular. La cosa empeora mientras duermes, sin embargo; puesto que no parpadeas en todo ese tiempo, no sacas lágrimas y los ojos se te secan incluso más. Así pues, antes de dormirte por la noche asegúrate de aliviar cualquier tensión o fatiga ocular y de hidratar los ojos por medio de parpadear mucho. Dibuja un gran círculo en el aire con la punta del dedo índice y, a medida que sigas el movimiento circular del dedo a través del espacio, parpadea lentamente y con firmeza, muchas veces. Lleva a cabo este ejercicio durante aproximadamente un minuto.

Al realizar estos ejercicios, asegúrate de evaluar el estado de tus ojos. Permanecer atento a tu salud ocular puede conducir a la prevención o detección temprana de enfermedades oculares.

 

Fuente: Kazuhiro Nakagawa. Yoga de la corrección visual (Ed. Sirio). Traducido por Francesc Prims Terradas.

1 comentario
  1. Alba dice

    Funciona! hace dos días que lo estoy haciendo y noto los ojos menos cansados.
    Muchas gracias Frances!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.